El crecimiento económico es un proceso sostenido en el tiempo, en el que los niveles de actividad económica aumentan constantemente y la medida mas clara esta dada por el aumento real en el PBI.

Toda economía se enfrenta a tres problemas fundamentales en cualquier proceso de producción, el que, el como y el para quien producir.

Al que y el como lo resuelven los agentes productores, el para quien dependerá del consumo y la distribución del producto.

Los niveles de productividad y la disponibilidad de los recursos productivos son vitales para sostener al crecimiento.

Contexto actual.

A la amenaza latente de un proceso inflacionario hay que agregarle la falta de inversiones que permitan aumentar la capacidad instalada de producción y los incipientes indicios de crisis en el sector energético.

La falta en el abastecimiento de Gas-oil, la compra de gas a Bolivia y el Fuel-oil proveniente de Venezuela, son claras señales derivadas de la caída en la producción y reservas de petróleo y gas del país. Al mismo tiempo las centrales hidroeléctricas están produciendo al tope de sus capacidades técnicas.

El Estado le demanda la las Petroleras inversiones en exploración y hasta polemiza con constituir asociaciones para llevarlas acabo.

Referido a la demanda eléctrica existente que es creciente a ritmo elevado, se opto por castigar el mayor consumo comparativo con el mismo periodo del año anterior, sin considerar que el consumo excedente de los grandes consumidores responde a una mayor producción.

La falta de Gas-oil desfavorece y deteriora a quizás uno de los factores más condicionantes del desarrollo productivo: el Transporte, dado como el servicio que permite la circulación de un producto o riqueza por la transferencia de lugar a lugar; y como la producción esta siempre en razón directa de la circulación, toda alteración en el transporte no solo será influyente en la cantidad de producción, sino también en su precio.

La actitud del gobierno frente a la crisis energética no tiene un desarrollo de políticas seriamente planificadas, solo se ha justificado en las negociaciones a precios congelados de abastecimiento externo e interno, sin considerar el valor de mercado de la cotización del barril de petróleo; hay estudios de créditos a tasa bonificada para centrales hidroeléctricas y la presión continua sobre la evolución del consumo eléctrico (con cartel de premios y castigos).

La falta de abastecimiento de gas-oil en la Región Pampeana, las limitadas producciones eléctricas en las regiones de Centro, Cuyo y Norte, en riesgo de no soportar la demanda creciente, son signos claves de fallas energéticas.

Un dato para destacar: La iniciativa privada en la producción de biodiesel.